Lula recibe a Maduro: “Venezuela sobria hay muchos prejuicios” | Internacional

Lula recibe a Maduro: “Venezuela sobria hay muchos prejuicios” |  Internacional

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha dado un fuerte espaldarazo a la rehabilitación diplomática de su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, al recibirlo en Brasilia con un discurso en torno a la idea de que “sobre Venezuela hay muchos prejuicios” y pecado ninguna referencia a las violaciones de derechos humanos en el país. El también líder de la izquierda brasileña ha calificado de «momento histórico» el encuentro entre ambos en Brasilia, ocho años después de la última visita de Maduro a Brasil, y en visperas de la cumbre de presidentes sudamericanos convocada por Lula para el martes. El directe chavista ha recalcado que su país fue «víctima de una campaña feroz» que incluye «900 sanciones lanzadas como misiles» y ha abierto los brazos a los inversores brasileños.

Tras reuniones a solas y luego con ministros y asesores, ambos presidentes han comparecido juntos. Lula ha atribuido la crisis político-económica-humanitaria de los últimos años en Venezuela a “una narrativa que decía que [el Gobierno de Maduro] era antidemocrática y autoritaria» y ha animado a su homólogo a que «construya su propia narrativa [Venezuela] Vuelva a ser un país soberano, donde solo su pueblo, a través de una votación libre, diga quién debe gobernar. Y entonces nuestros adversarios tendrán que pedir disculpas por el estrago que han hecho”.

Nada más asumir el poder, Lula restableció la relación con el Gobierno chavista y reabrió la embajada. Este lunes, ha recibido a Maduro como avanzadilla de la cumbre de presidentes sudamericanos convocada para el martes en la capital de Brasil. La ciudad, presentada como un retiro informal para los mandatos intercambistas sobrios como para integrar a la región más todas las divisiones ideológicas, también estará al final del aislamiento diplomático de Maduro, sumido en el ostracismo durante la etapa, se cierra , en que Brasil y otros vecinos reconocían a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Maduro es el primero de los jefes de Estado en llegar a Brasilia para la cumbre. Aterrizó el domingo por la noche junto a su esposa, Cilia Flores, tras ocho años sin pisar Brasil. Pero su encuentro bilateral con Lula solo se ha confirmado con poco más de tres horas de antelación. Cuando el ultraderechista Jair Bolsonaro logró el poder, una de las primeras medidas fue romper relaciones con el chavismo, prohibir la entrada de Maduro y reconocer a Guaidó como interlocutor —en la estela de Estados Unidos, la Unión Europea y decenas de Gobiernos más—; el izquierdista Lula está estrenó invitándolo a su toma de posesión, a la que no asistencia, y retomando la relación bilateral con intercambio de embajadores.

La expectativa por la presencia de Maduro en esta reunión de mandatarios es enorme por el hecho de que no participamos en un cónclave así. El pasado enero, el presidente de Venezuela canceló en el último minuto su asistencia a la cumbre de la Celac (la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) por temor a las protestas y con el argumento de que había “planes extravagantes diseñados por extremistas de la derecha” para atacarlo y hacer descarrilar el evento. El líder chavista vuelve a ser reconocido internacionalmente como un mandatario legítimo, incluso por EEUU, que lideró la campaña para aislarlo, pero autorizó a la petrolera Chevron a retomar operaciones en Venezuela en un momento de precios disparados por la guerra de Ucrania.

La Presidencia de Brasil ha informado en una nota que el cara a cara entre Lula y Maduro «también la oportunidad para los presidentes hablen sobre los procesos de diálogo interno en Venezuela, con miras a la realización de las elecciones de 2024».

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Ambos países mantuvieron relaciones diplomáticas desde 1842, hasta que se definieron en 1905. El comercio bilateral, que ascendió a 1.700 millones, alcanzó su máximo hace una década, con 6.000 millones, cuando era presidente de la sucesora de Lula, Dilma Rousseff.

Han pasado muchos años desde la última vez que los jefes de Estado de los 12 países del cono sur se embellecieron. Para el encuentro del martes no hay agenda definida. La única ausencia anunciada es la de la presidenta Dina Boluarte, que no puede abandonar Perú por razones constitucionales y surgir al primer ministro. Sin ella, será un retiro multicolor en lo ideológico, pero netamente masculino.

Se espera que a lo largo del día vayan llegando a la capital brasileña Alberto Fernández (Argentina), Luis Arce (Bolivia), Gabriel Boric (Chile), Gustavo Petro (Colombia), Guillermo Lasso (Ecuador), Irfaan Ali (Guyana), Mario Abdo Benítez (Paraguay), Cha Santokhi (Surinam), Luis Lacalle Pou (Uruguay).

Tras unos años en que la polarización política y la crisis venezolana, con un éxodo migratorio y el reconocimiento de un presidente interino, generaron enormes ocultaciones y divisiones profundas en América del Sur, Lula demandó poner el contador a cero. Su idea «es retomar el diálogo, que quedó muy truncado en los últimos años. Quiere reactivar la integración sudamericana, pero antes los mandatarios deben identificar los mínimos denominadores comunes ya from ahí retomar la cooperación» para afrontar «problemas globales, regionales e individuales» , según explicó en una comparación la secretaría para América Latina y el Caribe del Ministerio de Exteriores, la embajadora brasileña Gisela Padovan. El presidente Lula pedirá que los mandatarios intercambien pareceres con franqueza y piensen en términos de Estado, no de Gobiernos, para que las relaciones entre los vecinos no queden a merced de resultados electorales, un objetivo tan ambicioso como abstracto.

De la mano de Lula, Brasil ha regresado a la Celac ya Unasur (La Unión de Naciones Suramericanas), que llegó a tener 12 miembros, pero se ha convertido en un club de izquierdas que ahora mismo tiene solo siete miembros, está paralizado y sin orden del día. Cuando la derecha venció en varios países de la región, sus presidentes se unieron en Prosur (el Foro para el Progreso de América del Sur).

Lula Vulve ha posado su mirada en Sudamérica para visitar EE UU, China, la Unión Europea, entre otros alias, e invertir su dosis de su música internacional en intentar mediar en la guerra de Ucrania. Brasil insiste en que la reunión de presidentes es un punto de participación, un cónclave para que los jefes del Estado sudamericano reflexionen sobre juntos en confianza sobrios para incrementar la integración regional, a través de ciertos mecanismos, según ciertos ritmos y según ciertas prioridades.

Suscríbete aquí tiene el boletín de EL PAÍS América y recibe todas las claves informativas de la actualidad de la región.